Elizabeth Mansco

Meditación consciente. La uva pasa.

Meditación consciente. La uva pasa.

Meditación consciente

En un artículo “El Ritmo de la Vida”, os explicaba un poco como entiendo la meditación y el mindfulness … Aquí me gustaría compartir contigo este ejercicio de meditación consciente, (creado por el prestigioso Dr. Jon Kabat-Zinn y empleado en sus clases de mindfulness). Nos ayuda a entrar de una manera muy sencilla y útil  en la práctica de la meditación consciente, ayudándonos en nuestro día a día.

   Te incluyo la meditación al final de este artículo, ya que creo que te podrá ayudar. Solo te llevará 4 minutos ;O)

Necesitarás una uva pasa. Cógela en tu mano y la sujetas con dos dedos. 

Y te preguntarás ¿qué tiene de especial una pasa? Pues vamos a descubrirlo.

Comenzamos:

  • Siéntate cómodamente y con los ojos abiertos en principio.
  • Sujeta la pasa con dos dedos, mírala despacio, muy atentamente, está llena de arrugas o pliegues.
  • Sigue observándola ¿cuántas tonalidades tiene? Según le da la luz cambia, incluso tiene brillos. Tómate tu tiempo, se trata de apreciar todo los detalles que puedas en ella.
  • Acércatela a la nariz, incluso tiene su olor particular, ¿verdad? Sigue relajado y atento.
  • Te la aproximas a una oreja, y la aprietas un poco con los dedos, suena como si crujiera, es curioso.
  • Ahora cierra tus ojos, presiona un poco la pasa con tus dedos, con mucha delicadeza, nota su textura, nuestro sentido del tacto trabaja ahora, es como si su roce nos hiciera cosquillas, acariciara nuestros dedos.
  • Sin abrir los ojos, la acercamos a nuestros labios, la colocamos en nuestra boca, pero sin morderla, simplemente aguantamos la pasa entre nuestros dientes, jugamos con ella con la lengua un rato. Recuerda que no tienes prisa, solo siente lo que estas haciendo. Disfruta de lo que esta pequeña pasa puede hacerte sentir.
  • Muerde la pasa ahora, y nota como se produce una explosión de sabor, como se mezcla en nuestra saliva, la trituras un poco y la saboreas al máximo.
  • Cuando ya aprecies todo su sabor, entonces te la puedes tragar, notando como abandona tu boca, bajando por la garganta hasta tu interior.
  • Deja pasar unos instantes y abre tus ojos, es la primera vez que te comes una uva pasa de esta manera, en lugar de tragarla prácticamente sin masticar. La has aprovechado y disfrutado al máximo.

 

Realmente no es la uva pasa lo que es especial, es lo que nosotros hemos conseguido en este rato, con ella. Es lo que ocurre cuando estamos conscientes, fijándonos en lo que hacemos, cuando estamos presentes en nuestro presente ;O)

Si te das cuenta, lo que realmente hacemos con las prisas en nuestro día a día, es tragar la pasa de golpe, sin poner atención en los detalles, por lo que perdemos todo lo que nos ofrece nuestro momento presente.
Vivimos estresados y casi me atrevería a decir que somos un poco robots. Nos perdemos todos los pequeños detalles que dan valor a nuestra vida.
Como podrás entender ahora, el objetivo de este ejercicio, es enseñar a estar presentes por medio de un estado consciente y de atención plena.

Intenta hacer esta meditación consciente, en momentos que te encuentres nervioso o estresado. Cuando tengas un mal día.
A mi me ha ayudado. Estoy convencida que si lo aplicas a tú vida, a tu ahora, disfrutarás mucho más.

Gracias por leerme, estamos en contacto.
 Liz 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Galería

Servicios:

- Meditaciones
- Recetas:
  * vegetarianas
  * veganas

Nos vemos por las redes: